[judithvv2009 se ha unido a la partida]

[brendagreen se ha unido a la partida]

PRUEBA DE PORCENTAJE
Ojetivos: Consigue la mejor puntuación
                  Vence a Brenda

—¡Vas a flipar, Brenda!—gritó Judith con una sonrisa—¡Te voy a dar la paliza de tu vida!

Una vez hubo sentenciado su propósito, la joven pistolera de ropa verde se puso a correr por el pabellón de entrenamiento. Llevaba sus gafas más ajustadas de lo normal, sujetaba su pistola cápsula con firmeza y se dirigía sin pausa, hacia la siguiente sala. Esperaba ese momento con ansias, y el saber que podría ganar a su rival con una buena estrategia, le motivaba todavía más.

¡1ra Baja!
+25 puntos

—¡En tu cara!—exclamó Judith—¡A ver como disparas ahora!

Fue de las pocas jugadoras que acertó tan cerca del blanco, a tanta distancia y con un arma tan básica. No presumía de ello, a Judith le gustaba que los propios hechos demostraran su talento. Sin embargo, su emoción la impulsaba en desafiar a cualquiera que anduviera cerca, fuera o no de su equipo.

Tras acertar hasta cuatro dianas en menos de medio minuto, Judith contempló como la habitación de su derecha se iluminaba sola. Decidió entrar.

NUEVA ZONA DESBLOQUEADA
Entrando en una nueva zona

Era una sala nueva. Judith nunca jugó antes por aquella sala. Tenía que apresurarse, pues Brenda podría aparecer de un momento a otro. Como si le hubieran leído la mente, fue víctima de una emboscada. No pudo evitar mancharse de pintura verde, pero logró tiempo suficiente para esconderse.

Miró hacia arriba. Los disparos venían de un sitio alto, de otra forma nunca le habrían alcanzado por sorpresa. Ella siempre se mantenía en alerta. Entonces, lo vio: cerca de donde se encontraba la puerta hacia la siguiente sala, un destructor en el suelo la incitaba para recogerlo.

NUEVA ARMA ENCONTRADA
Cambiar por Destructor

Como si no hubiera un mañana, Judith arrancó a correr hasta recoger el destructor y salir de la habitación. Tuvo que soportar un par de manchas en su espalda, poco le importó. Ahora estaba verdaderamente armada. Y peligrosa.

Presa de la euforia, comenzó a disparar a las dianas que se encontraban en la nueva zona. No fue tan precisa esta vez, más nunca fue un impedimento para lograr una buena puntuación.

—¡Uoooohh!—chilló divertida—¡Que no puedes conmigo, Brenda! ¡¿Qué te pasa?! ¿Tienes miedo?

¡6 bajas seguidas!
+140 puntos

Una vez hubo terminado con los objetivos secundarios, Judith se percató de una escalerilla la cual, conducía hacia una barandilla de metal. Intrigada, decidió subirla. Cuando estuvo arriba, observó la puerta ante ella y por fin lo entendió: allí estuvo Brenda, disparando desde arriba.

Sonrisa en rostro y destructor en mano, la intrépida mantis cruzó la puerta y se puso a correr por la barandilla, contemplando la zona donde estuvo antes. Brenda pudo haber bajado a ella y dispararle ésta vez, desde abajo. No fue el caso. Continuó avanzando hasta ver una nueva sala disponible. En ella, un spray de pintura yacía sobre el suelo.

TERRITORIO ADQUIRIDO
+100 puntos

Judith no perdió la ocasión. Cogió el spray, se acercó a la primera pared que vio, y pintó su nombre en grande. Según las reglas, cada zona que marque, le otorga puntos extra. Aquello sumado con las dianas destruidas, le situaría en cabeza durante la competición. A no ser, que su eterna rival se le adelantara.

Cuando volvió a la sala donde fue atacada, sus rumores se confirmaron: Brenda había pintado su nombre en la pared. Todo había sido parte de un despiste, para que Judith se quedara la zona más pequeña. Enfadada, disparó hacia su nombre salpicando toda la pared de pintura.

—¡Cuando te pille vas a pillar! ¡¿Me oyes, Brenda?!

NUEVA ZONA DESBLOQUEADA
Entrando en una nueva zona

Siguió avanzando por un largo pasillo hasta llegar, a una rampa descendiente. Como si de un tobogán se tratara, Judith se dejó caer. Aterrizó sobre una piscina de bolas, divirtiéndose por un segundo pero volviendo de nuevo a su objetivo mental, tras recapacitar. No había momento para distracciones. Y entonces, se le ocurrió una genialidad.

Ante ella, una sala más grande que las habitaciones anteriores le daba la bienvenida. Era perfecta. Se sumergió en la piscina, quedando parcialmente oculta entre las pelotas. Cual felino entre la maleza, aguardó hasta que fuera el momento decisivo.

¡EN EL BLANCO!
+120 puntos

Tal y como se había imaginado, Brenda se acercaba desde lejos. Pero todavía no la había visto. A tan solo unos pasos de tocar el borde de la piscina, Judith se puso de pie lo más rápido que pudo. Apuntó sonriente y disparó con fuerza hacia su rival. Consiguió hacerla retroceder por unos segundos.

—¡Casi me das en la cara, desgraciada!—gritó Brenda.
—¡Yo te estaba apuntando al pelo!—contestó Judith— ¡A ver si te lo planchas ahora!

Ambas se echaron a reír. A pesar de ser rivales, eran del mismo equipo. No obstante, aquello seguía siendo una competición. Y es bien sabido…que solo puede quedar una.

Continuará…

Relato anterior / Relato siguiente

Volver a la página principal

Si te ha gustado este relato, no olvides seguir nuestro trabajo en redes sociales. !Hagamos del confinamiento, una oportunidad para entretenernos y disfrutar de la literatura!

Síguenos en:
Instagram: @ghomafilms
Facebook: Ghomafilms

pistola-verde