[brendagreen se ha unido a la partida]

[judithvv2009 se ha unido a la partida]

PRUEBA DE PORCENTAJE
Objetivos: Consigue la mejor puntuación
                  Vence a Judith

—¡Ven a por mí!—gritó Brenda.

El eco resonó a lo lejos. Era consciente de que incluso a tanta distancia, su rival podía escucharla. Poco le preocupaba, Brenda siempre mantenía la sangre fría en todo momento. A pesar de ser del equipo verde, era reconocida como una estratega nata, capaz de calcular hasta el mínimo movimiento del rival, y anticiparse a cualquier imprevisto. Judith, su compañera y rival, no sería la excepción.

¡7 bajas seguidas!
+175 puntos

Una vez hubo terminado de destruir las dianas de su alrededor, Brenda marcó su nombre en la pared con el spray de pintura. La zona fue bautizada, le pertenecía como su nuevo territorio. Judith no tardaría en aparecer para quitársela, pero por el momento, la puntuación la situaba en cabeza. Recordó en dejar el destructor vacío en el suelo, junto a la puerta.

Previniendo lo que iba a suceder, dio media vuelta y regresó a la habitación anterior. Subió por la escalerilla llegando a una barandilla que cruzaba hacia la otra sala. Caminó hacia ella y, ayudándose de una caja de madera, se agachó a la espera de una invasión. La sospecha se confirmó: Judith acababa de entrar.

¡En el blanco!
+100 puntos

Cuando hubo calculado el mejor momento para atacar, Brenda se asomó por encima de la caja y apuntando con su destructor, disparó a su rival manchándola de pintura. El primer proyectil fue recibido de lleno, la cara y el cabello se le manchaba de un verde intenso. No se burló. A diferencia de Judith, ella solía ser silenciosa en ataque.

Al ver como su contrincante corrió a toda velocidad hacia el destructor, Brenda sonrió levemente. Siguió por la barandilla sin ser detectada, llegando a la siguiente habitación donde optó por dejar un nuevo señuelo: el spray de pintura. Solía llevar dos, pero en esta ocasión, podría desprenderse de uno con tal de ganar.

TERRITORIO ADQUIRIDO
+130 puntos

Dio la vuelta y regresó a la sala donde Judith fue emboscada. Era la oportunidad perfecta. Con la ayuda de su spray, pintó su nombre con letras grandes por toda la pared. Las normas dictan, que cuanto más manches la superficie de pintura, mayor puntuación lograbas. Y Brenda lo sabía.

Se apresuró en salir de la sala por el pasillo de la izquierda. Fue lo más veloz que su cuerpo le permitía, hasta que, a pesar de mantener el aliento con pesar, volvió a sonreír al escuchar el grito de Judith:

—¡Cuando te pille vas a pillar! ¡¿Me oyes, Brenda?!

El engaño había tenido el éxito esperado.

NUEVA ZONA DESBLOQUEADA
Entrando en una nueva zona

Brenda siguió apresurándose por avanzar entre las habitaciones, de la zona de entrenamiento. Llegó hasta una rampa descendiente, la cual usó para deslizarse aterrizando en una piscina de bolas. No podía despistarse: el ruido de aquel contenido podría atraer a Judith.

Aunque era lo que quería, no podía venir sin más. Necesitaba pillarla por sorpresa de nuevo. Toda puntuación que lograra, sería clave para la victoria. Entonces, cayó en algo importante: no tenía munición. El compartimento de su destructor estaba muy cerca de terminarse.

MUNICIÓN ADQUIRIDA
Cápsula de medio tamaño seleccionada

Al entrar en la pequeña sala que servía como barracón, Brenda se deleitó con las numerosas cajas de pistolas y cápsulas disponibles para utilizar. No fue sencillo encontrar la munición. Tantas armas, y yo sin pintura, pensaba la joven mantis. Una vez hubo terminado, salió de inmediato.

Al girar su vista hacia la piscina, reparó en algo: ¿Estaba vacía? ¿Judith no había llegado aún? A juzgar por su enfado, juraría que le pisaba los talones. Con curiosidad por confirmarlo, Brenda se acercó hacia las pelotas para recibir una inesperada reacción:

Judith emergió entre las pelotas de la piscina, con un destructor. Disparó con fuerza y Brenda fue manchada completamente, de pintura verde.

—¡Casi me das en la cara, desgraciada!—gritó Brenda.
—¡Yo te estaba apuntando al pelo!—contestó Judith— ¡A ver si te lo planchas ahora!

Ambas se echaron a reír. A pesar de ser rivales, eran del mismo equipo. No obstante, aquello seguía siendo una competición. Y es bien sabido…que solo puede quedar una. Fue entonces cuando de pronto, algo había cambiado.

PRUEBA DE PORCENTAJE
Objetivos: Consigue la mejor puntuación [CANCELADO]
                    Vence a Judith                              [CANCELADO]

Ivette apareció en lo alto de una plataforma, seguida de Esther y las hermanas Rocío.

Nuevo Objetivo: ¡Sobrevive a la horda!

Varias jugadoras del equipo verde, armadas y listas para el combate, surgieron de la sombra y rodearon a las dos jugadoras principales. Brenda y Judith las observaban con cautela: incluso siendo de su propio equipo, aquello parecía cualquier cosa menos un recibimiento amistoso.

Entonces, al ver la sonrisa de Ivette, la intuitiva Brenda miró a su compañera. Judith le devolvió la sonrisa. Lo habían entendido perfectamente: quien aguantara el ataque, sería coronada como la vencedora del entrenamiento.

No había tiempo que perder. Levantaron su destructor y con un grito de guerra, dispararon con gran emoción.

Relato anterior / Relato siguiente

Volver a la página principal

Si te ha gustado este relato, no olvides seguir nuestro trabajo en redes sociales. !Hagamos del confinamiento, una oportunidad para entretenernos y disfrutar de la literatura!

Síguenos en:
Instagram: @ghomafilms
Facebook: Ghomafilms