09:30

Las cámaras de seguridad muestran la siguiente grabación. A las diez de la mañana, suena el mensaje matutino que despierta, a las treinta y cuatro jugadoras de la competición Capsul. Andrea, jugadora del equipo fucsia, se despierta en su cama y retira la pistola cápsula, de debajo de su almohada.

Se dirige al lavabo para asearse. A continuación, se apresura en vestirse y bajar a la cafetería para desayunar. Es seguida por Agnes, su compañera de cuarto. Se aseguran de cerrar bien la puerta.

10:00

La grabación muestra la cafetería totalmente abarrotada. Los tres equipos aparecen en su respectiva mesa, desayunando y conversando. Andrea se dirige a un rincón, de la mesa del equipo fucsia. Como de costumbre, no habla con nadie.

Al terminar el desayuno, todas caminan hacia su destino. Los dos primeros días, la cámara solía mostrar un recorrido desde la cafetería, hasta la sala de juegos. A día de hoy, todas van hacia el edificio donde se realiza la competición.

11:00

La primera ronda del día, comienza en presencia de las cámaras. Las jugadoras de los tres equipos disparan su arma, manchando de pintura el asfalto, y las paredes que las rodean. Se producen emboscadas, ataques directos y alcances a distancia.

Andrea permanece en la zona del bando fucsia. Como territorio, es el más pequeño de los tres. Pese a ello, lo defiende y vigila como si fuera únicamente suyo. Durante la ronda, llega a manchar a dos jugadoras que trataron de alcanzarle por la espalda.

12:00

Las cámaras exteriores muestran el patio central, de la parcela privada. Del edificio de juego, salen las jugadoras de los tres equipos. Completamente manchadas de tres colores diferentes, pero avanzando a paso tranquilo hacia la residencia.

Andrea es la última en salir. Se queda cerca del edificio de juego, aguardando hasta ver cómo todas han entrado en el edificio principal. Una vez lo ha confirmado, entra para dirigirse a su habitación, y darse la ducha que quitará la pintura de su piel.

12:15

Las grabaciones en el patio central vuelven a mostrar a Andrea, saliendo del edificio principal y colocándose, entre los árboles junto al edificio de juego. Se sienta en el césped, contemplando el paisaje, apoyando su cabeza en la madera de un roble.

Durante los cuarenta y cinco minutos siguientes, no sucede absolutamente nada. El viento mueve las hojas de la inmensa vegetación, además del cabello de Andrea. Poco antes de la una del mediodía, los equipos fucsia y verde salen del edificio principal, para entrar en el edificio donde continuar la competición. Andrea es la última en entrar.

13:00

De nuevo, las cámaras muestran la partida efectuada en el edificio de juego. Los equipos fucsia y verde se enfrentan en la segunda ronda del día. El equipo de Andrea se muestra en desventaja. Las armas que llevan son inferiores, por lo que deciden esconderse y atacar por sorpresa.

El equipo mantis pronto domina la situación. Alcanza varias veces a cada jugadora fucsia que compite contra ellas. Andrea es la que menos impacto recibe, pues como de costumbre, sigue vigilando el territorio de su equipo.

14:00

Las cámaras de seguridad retoman su grabación en la cafetería. Es la hora de comer. Las mesas de nuevo llenas, muestran a los tres equipos charlando y comiendo amigablemente. Andrea come en silencio, rodeada de sus compañeras pero ausente de toda conversación.

En media hora, las primeras en retirarse de la cafetería son dos jugadoras del equipo verde, y Andrea. Salen por la única puerta disponible. Las dos mantis atraviesan el vestíbulo principal para salir al exterior, mientras que la jugadora fucsia decide atajar por una salida opcional.

16:00

La grabación muestra el edificio donde se compiten las rondas. Falta una hora para iniciarse la siguiente. Las dos jugadoras del equipo verde caminan en silencio, armadas y charlando en voz baja. Cuando llegan al territorio fucsia, contemplan a Andrea desde lo alto de una plataforma, apuntándoles con un arma pesada.

Asustadas, las jugadoras mantis deciden marcharse. Andrea sonríe de satisfacción. Mientras ella sea la vigilante del territorio, nadie lo podrá invadir a escondidas. Es fiel a su rol, incluso cuando no se debe competir. Por fin, ha encontrado su verdadera vocación en Capsul.

Relato anterior / Relato siguiente

Volver a la página principal

Si te ha gustado este relato, no olvides seguir nuestro trabajo en redes sociales. !Hagamos del confinamiento, una oportunidad para entretenernos y disfrutar de la literatura!

Síguenos en:
Instagram: @ghomafilms
Facebook: Ghomafilms

niña-fucsia